La escalada de violencia en la Araucanía y la provincia de Arauco, sumada a la extensa huelga de hambre de presos políticos mapuche, vuelve urgente la necesidad de