El nivel de equidad de género de una sociedad no es el resultado del azar, ni de un proceso histórico inevitable o un imperceptible cambio cultural, sino que