“El desconfinamiento es un mensaje centralista que no aplica acá”: Camilo Mejías del Comité Científico COVID-19 Concepción

El desconfinamiento y la “nueva mejoría” son discursos que emanan a diario del gobierno y los medios, pero que rara vez se aplican a la realidad de las diferentes regiones y localidades que conforman el largo territorio chileno. Ante esto, conversamos con el doctor Camilo Mejías Neira, experto tras Hibring Ingeniería y que conforma el brazo matemático del Comité Científico COVID-19 de Concepción. ¿Qué tiene de diferente Concepción y nuestra región? ¿Y qué desafíos se vienen? Son algunas de las temáticas que conversamos durante la entrevista.

Por Cecilia Ananías Soto, periodista de la Asociación de Académicos y Académicas UdeC.

Los últimos días, los medios de comunicación se han visto marcados por el discurso del gobierno llamando a retornar a una “nueva normalidad” y marcando una serie de pasos para el “desconfinamiento”. Si bien se trata de un avance de la situación sanitaria, especialmente en la Región Metropolitana, esto no necesariamente aplica a todos los territorios.

Regiones como Antofagasta, Coquimbo, Valparaíso y el mismo Biobío aún cuentan con una gran cantidad de casos activos y esto no parece visibilizarse mucho ni en los puntos de prensa del Ministerio de Salud ni en los matinales. Por eso, el Doctor en Matemáticas, Camilo Mejías Neira, afirma que “me molesta el centralismo de esos mensajes. De hecho, el desconfinamiento no aplica acá, porque nunca estuvimos confinados. Lo que necesitamos es hablar de cómo empezar a mejorar”. Otro aspecto con el que no está muy de acuerdo, es la misma numeración de los pasos, del 1 al 5, siendo la fase 5 la mejor; un sistema completamente al revés al que se utilizaba a principios de año con las fases para indicar el avance del virus y aún visible en los sitios consultares de Chile, además que no calza con el sistema que se utiliza en el extranjero, generando descoordinación.

Hace unos meses atrás, Mejías se dio cuenta de la incertidumbre y falta de información que existía a nivel local y nacional, especialmente al inicio de la emergencia sanitaria, por lo que sintió que, desde su empresa Hibring Ingeniería, “podíamos aportar con análisis nacionales de la pandemia”. Al poco andar, fueron invitados al Comité Científico COVID-19 de Concepción, convirtiéndose en su brazo matemático. Además, asesoran a distintas autoridades de la región y a la Mesa Comunal de Concepción. Desde estos saberes, hoy nos conversa sobre el panorama nacional y regional, además de desafíos pendientes, como los de educar a la población.

Un territorio que necesita una lectura distinta

Es importante resaltar que, hasta el momento, no se han declarado cuarentenas en el Gran Concepción ni el Biobío y solo se mantienen dos medidas: el cordón sanitario en Alto Bío Bío y el nuevo cordón en Talcahuano. Por eso, para este experto “la región no ha tenido un gran peak interno y la mayoría de los contagios ocurrieron por personas que venían enfermas desde Ñuble, Araucanía o la Metropolitana”.

¿Y qué tiene de diferente esta zona en comparación a las anteriormente mencionadas? Aunque se conjugan diversos factores, el ingeniero señala tres elementos a favor. El primero es que hay una gran capacidad de testeo en el Biobío, ubicándonos como segundos a nivel nacional, después de la Región Metropolitana. “Por eso nuestras cifras no son comparables a las de, por ejemplo, regiones del norte. Si acá realizamos hasta 2 mil exámenes diarios, en estas otras zonas se realizan unas 300”, explica, lo cual conlleva a que buena parte de la población en estas zonas no esté diagnosticada ni contabilizada en sus estadísticas.

Mientras que un segundo factor protector, es que la ciudad de Concepción bajó su movilidad gracias a que universidades, institutos y centros de formación técnica han estado impartiendo clases de forma online, lo cual significó que muchos y muchas estudiantes retornaran a sus lugares de orígenes –alrededor de 150 mil habitantes de la zona-. Eso sí, este “éxodo” de universitarios puede haber significado la saturación de población en sus lugares de origen.

Y, como tercer factor protector, el ingeniero resalta que en esta comuna viven muchos profesionales, quienes pueden realizar labores de forma remota. No es el mismo caso de Talcahuano, ciudad que desde este martes contará con un cordón sanitario debido al aumento de casos: “Su movilidad interna está muy alta, con niveles mayores que en febrero incluso, dado que tiene un sector industrial muy activo, donde se necesita a trabajadores y trabajadoras realizando labores físicamente presentes. Lo mismo ocurrió en Coronel”, agrega el Dr. Mejías.

¿Y cuáles son los siguientes pasos para la zona?

Si bien la situación en la región es relativamente estable, existió un aumento considerable de casos en Talcahuano y ha aumentado la tasa de incidencia en localidades como Arauco. Ante esto, cabe preguntarse, ¿cómo seguimos?

Para este ingeniero en matemática, nuestra capacidad de testeo puede ser una gran aliada. “En un momento tuvimos una ‘capacidad ociosa’ que se destinó a que hiciéramos de colchón a otras regiones, como la Metropolitana. Para una nueva normalidad, falta un testeo proactivo: es decir, salir a testear y detectar casos asintomáticos”.

Otro paso importante, es la toma de conciencia y la capacidad de prevención. “Es casi seguro que este año no tendremos vacunas, por ello, es imposible volver a la normalidad antes de marzo del 2021. Hay gente que está cansada de vivir esto, los confinamientos son excesivos y equivalen a tratarles de ignorantes. Debe haber un cambio sociocultural y ver cómo educar a la población, para que tomen los resguardos y se mantengan vigilantes a síntomas”

Para el experto, “más que decir a la gente no salga o no haga nada, hay que enseñar a cuidar. Por ejemplo, yo creo que no solo debemos quedarnos con la trazabilidad del gobierno, sino que también tener nuestra propia trazabilidad: registrar con quiénes estuvimos, tener sus contactos –así, en caso de contagio, saber por qué vías avisarles y ser avisados- y si estuve visitando familiares un fin de semana, dejar pasar unos tres días antes de ver a más personas y monitorear tus síntomas”, son algunas de sus sugerencias.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *