Por Cecilia Ananías Aunque se ha demostrado que la ciencia es clave para el desarrollo de los países, para Chile esto aún no es prioridad: nuestro país destina