Por Cecilia Ananías Soto Fue a finales de abril que los chilotes vieron con consternación como más de 5 kilómetros de playa quedaban tapizados de machas varadas, fenómeno