A casi 30 años de la ratificación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño por parte del Estado de Chile, los niños, niñas y adolescentes de