Por Cecilia Ananías Soto Todo estudiante o trabajador de la Universidad de Concepción conoce la historia de educadores como Enrique Molina Garmendia o Edmundo Larenas: sus nombres están